Evolucionar o morir

Debates electorales

La vida es un constante cambio y los que mejor se adaptan a los cambios son los que más partido le sacan a la vida. Porque la vida, al fin y el cabo, es evolucionar. Eso, precisamente, han debido pensar algunos políticos en esta campaña electoral.

– O nos adaptamos al cambio o estamos perdidos…

La comunicación ha dado un giro radical en, prácticamente, todos los ámbitos de la vida y la política no iba a ser menos. Estamos acostumbrados a ver a los políticos desde una cierta distancia y que sólo en campaña electoral se acerquen más a la gente. Pasearse por las ciudades españoles pidiendo el voto es ya todo un clásico. Aunque, en esta ocasión, en la pre-campaña y campaña electoral ha habido un gran cambio.

Que los debates electorales interesan a la ciudadanía es un hecho. Especialmente en estos momentos en los que han surgido nuevas fuerzas políticas que han hecho temblar y por qué no decir terminar con el bipartidismo. Los debates electorales sirven más que nada para reforzar o acercar las propuestas de los candidatos y definir de alguna manera las preferencias del electorado. Y digo de alguna manera porque no creo que los debates tengan el poder de cambiar la intención de voto de los ciudadanos.

Haciendo un poco de memoria y fijándonos en la historia reciente de España, desde que se instauró la democracia en 1977 se han celebrado en nuestro país once elecciones generales. De todas ellas, los candidatos a Presidente del Gobierno han aceptado debatir sólo en tres ocasiones y siempre con la presencia únicamente del PP y el PSOE.

Cuando en el debate electoral participaban miembros de otras formaciones, ajenas al bipartidismo, ambos partidos designaban otros representantes de menor importancia. Al igual que ocurrió este año cuando acudió Soraya Saénz de Santamaría, actual vicepresidenta del Gobierno, en lugar de Rajoy al debate celebrado con los candidatos de Podemos y Ciudadanos. Sin embargo, si pudimos ver unos días después al Presidente cara a cara con el líder del Partido Socialista, Pedro Sánchez.

Es interesante saber que no fue hasta 1993 cuando se celebró el primer debate electoral en la democracia española. Los protagonistas del encuentro fueron Felipe González y José María Aznar, lo organizó Antena 3 y lo moderó Manuel Campo Vidal. No fue el único debate ese año. Una semana después, Aznar y González volvieron a encontrase esta vez en Telecinco y el moderador fue Luis Mariñas.

El siguiente debate electoral tardó en llegar quince años. En 2008 José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy se encontraron en un cara a cara organizado por la Academia de Televisión, que volvió a moderar Manuel Campo Vidal. La anécdota del día la protagonizó la niña de Rajoy. El segundo debate en el que se juntaron Rajoy y Zapatero lo moderó Olga Viza. En esta ocasión fue el candidato socialista el que sorprendió con su despedida, “buenas noches y buena suerte”.

En 2011, y una vez más de la mano de Manuel Campo Vidal, Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba debatieron sobre el paro y la crisis económica, entre otras cosas. Este debate se convirtió en el más visto en España con 12 millones de espectadores, reflejo del momento complicado por el que atravesaba nuestro país.

Y tú más

En España nuestros políticos o candidatos a Presidente del Gobierno tienen una gran exposición mediática durante toda la legislatura, por lo que al comienzo de la campaña electoral ya son bastante conocidos por todos. Pero es cierto que este año hemos vivido un gran cambio en metería televisiva y, más allá de los debates políticos, hemos podido ver a los distintos candidatos en múltiples y diferentes situaciones.

Quién no ha visto a Pablo Iglesias, candidato de Podemos, con el pelo suelto o montando en moto con Ana Rosa Quintana; con la misma que unos días después vimos a Mariano Rajoy tomándose una cerveza. O a Pedro Sánchez, candidato del PSOE, y al Presidente del Gobierno, jugando al futbolín con Bertín Osborne en su programa “En tu casa o en la mía”. Ambos acudieron también al programa de María Teresa Campos a hacer un repaso de las canciones de su vida.

Un gran cambio el de este año, que algunos pensarán que les ha servido para conocer mejor a la persona que se esconde detrás del político y a otros, seguramente, les habrá parecido excesiva esta exposición televisiva. Para gustos los colores, una expresión que define a la perfección la situación política que vive España en la actualidad.

La última palabra… la de los ciudadanos este domingo 20 de diciembre en las urnas.