Te lo digo sin palabras

gestos

La comunicación nos fascina porque está en todo lo que nos rodea. Comunicamos con las palabras pero también con una mirada, un gesto, una caricia. Se dice que “la cara es el espejo del alma” o que “una imagen vale más que mil palabras” y es cierto porque en muchos momentos de nuestra vida sobra precisamente eso, las palabras.

Nuestra comprensión de un mensaje es básicamente la suma de lo que dice la persona y su lenguaje corporal, o mejor dicho todo lo que compone la comunicación no verbal. Cada persona es un mundo y unos son más expresivos que otros pero, al fin y al cabo, nuestras expresiones, gestos, la forma de hablar o de movernos muestra al exterior lo que estamos sintiendo.

En las últimas décadas la comunicación no verbal se ha convertido en objeto de estudio, el motivo no es otro que el papel fundamental que desempeña dentro del proceso comunicativo. Debemos tener presente que el componente verbal se utiliza para comunicar información y el no verbal para comunicar estados y actitudes personales. Lo que comunicamos no siempre coincide y esto puede provocar situaciones confusas. En ocasiones podemos estar enviando mensajes contrapuestos porque decimos una cosa y nuestro lenguaje corporal revela otra completamente diferente.

El investigador Albert Mehrabian descompuso en porcentajes el impacto de un mensaje: 7% es verbal, 38% vocal (tono, matices y otras características) y un 55% señales y gestos. Este investigador afirma que en una conversación cara a cara el componente verbal es un 35% y más del 65% es comunicación no verbal.

Existen gestVictory Vos universalizados, señas básicas que suelen ser comunes en todo el mundo como mover la cabeza para afirmar o negar algo, o fruncir el ceño en señal de enfado. Sin embargo, hay gestos muy utilizados que pueden tener un significado distinto dependiendo de donde estemos. Es decir, determinados gestos que se emplean en diferentes países pero con significados distintos.

El signo “V”, conocido como símbolo de la victoria o el triunfo y popularizado en la Segunda Guerra Mundial, no significa lo mismo dependiendo de cómo lo hagas. Si se hace con la palma de la mano hacia afuera significa victoria, pero en cambio con la palma de la mano hacia adentro significa un insulto. En países como Australia, Irlanda, Nueva Zelanda, Sudáfrica o Reino Unido es un gesto ofensivo que viene a decir que te vayas por ahí; para los españoles, el gesto equivaldría a la castiza peineta. Así que cuidado con nuestras manos 😉

Además de los gestos existen muchos otros factores asociados a la comunicación no verbal, que pueden estar relacionados con el lenguaje verbal o con el comportamiento. Aspectos como el tono y el timbre de voz, el ritmo, el volumen o los silencios –que a priori pueden confundirse con elementos de la comunicación verbal- están directamente relacionados con las emociones o intenciones del emisor en su mensaje, más que con el propio significado de las palabras que se emiten.

Pero no podemos olvidarnos de factores tan importantes como la expresión facial, la mirada, la postura, los gestos, la proximidad o el espacio personal que están más asociados al comportamiento y que también tienen una gran importancia dentro de la comunicación no verbal. Y es que nuestra forma de sonreír o de mirar, la postura de las piernas, el movimiento de las manos y la distancia física que guardamos con otras personas dicen más de nosotros que las palabras.

Principales funciones de la comunicación no verbal:

  • Comunicar sentimientos y emociones
  • Enfatizar el lenguaje verbal
  • Puede sustituir a las palabras
  • Orientar la forma en la que el mensaje verbal debe ser interpretado
  • Puede contradecir la comunicación verbal

La vida va muy deprisa pero es bueno detenerse un instante a observar a las personas que tenemos cerca. No sabemos lo mucho que podemos hacer por ellas si interpretamos adecuadamente su comunicación no verbal.